LOGOTIPO2

vosseler cabecera

  • Inicio
  • Artículos Andade
  • CERMI saluda el compromiso de la ministra Báñez para el convenio de SS con trabaj. discapacitados
Jueves, 14 Septiembre 2017

Amputados escalan volcán de casi 6 mil metros por una buena causa

Visitas: 24 Publicado en Articulos Andade

Mientras servía en Afganistán, el cabo de los Marines de EE.UU. Kionte Storey perdió una pierna tras pisar un explosivo. Tras sufrir de depresión, encontró una forma de canalizar sus sentimientos: escalando. Ahora, lidera a un grupo de amputados haciendo alpinismo en un volcán de casi 6 mil metros para concienciar en favor de una organización que asiste con prótesis a poblaciones mal atenidas, cuenta la serie de YouTube Great Big Story

Storey perdió su pierna en 2010. Cuando volvió a Estados Unidos luchó contra el trastorno por estrés postraumático durante dos años. En 2013, escaló el Macizo Vinson, el pico más alto de la Antártida, una experiencia que le cambió la vida pues desde entonces ha escalado montañas alrededor de todo el mundo dejando atrás cuestionamientos sobre el por qué está vivo y pensamientos suicidas.

Es así que, en su afán de escalar picos altos, conoció a ROMP, una organización que proporciona atención protésica y ortótica a las poblaciones mal atendidas. Para promover su labor y la importancia que tiene en quienes asiste, Storey lidera a un grupo de amputados en una escalada al volcán de casi 6 mil metros de altura Cayambe, ubicado en Pichincha, Ecuador.

"Llegamos juntos para cumplir una misión. Queremos mostrar al mundo que, con la atención protésica adecuada, y cuidado ortopédico, se hace una gran diferencia en la vida de alguien", dice Storey mientras escala antes de recordar que estar en actividad se convirtió en su terapia.

"Tenemos de 10 a 12 amputados escalando el volcán Cayambe. Todos venimos de diferentes orígenes y de lesiones distintas", cuenta Storey. "Ser parte de un equipo de este tipo, para mí es muy, muy importante, y es muy inspirador".

Escalar el Cayambe desde el refugio de Storey tarda alrededor de 12 horas. Pese a que cuentan con el equipo y engranaje necesario, necesitan ser pacientes y esperar a que haya el tiempo correcto para llegar a la cumbre con seguridad. Pero ya sea en el Ecuador o en otro lado, la travesía es solo una pequeña muestra de lo que son capaces de hacer: pues buscan inspirarse a sí mismos y a otras personas con sus mismas capacidades.

Fuente: El Comercio. Imagen: YouTube.

 

 

Leave a comment

You are commenting as guest.