LOGOTIPO2

vosseler cabecera

casa

Martes, 10 Febrero 2009

El Polo Sur reta las discapacidades

Visitas: 1802 Publicado en Articulos Andade

El Polo Sur reta las discapacidades

Publicado en www.lavozdegalicia.es (16/01/08)

El Polo Sur reta las discapacidades, expedición pionera
Iria, una joven gallega amputada tibial desde los 13 años, está preseleccionada para una expedición mundial pionera, en la que deberá afrontar muchas adversidades


El Polo Sur reta las discapacidades

El 27 de diciembre, en la Patagonia chilena, al otro lado del mundo, un pequeño grupo de personas iniciará el intento de superar un singular reto deportivo, humano y científico: la primera expedición mundial de un equipo de discapacitados al Polo Sur. Entre cinco preseleccionados hay una joven gallega: Iria González-Dopeso, de 31 años, que vive con una amputación tibial desde que tenía 13. De los otros, Carme y Eric tienen deficiencia visual de nacimiento; a Jesús le falta una mano también desde que nació, y a Xavier le amputaron el fémur.

Iria leyó una información sobre esta iniciativa y se anotó. Desde que le confirmaron que es candidata, entrena muy en serio. Ayer no le importó el intempestivo temporal y se desplazó, como las últimas semanas, a O Xirimbao, donde se entrenó arrastrando tres neumáticos, para experimentar una sensación semejante a la que le esperará en la Antártida. Allí se enfrentará a un recorrido de 250 kilómetros que, según los cálculos, durará unas tres semanas, y las condiciones serán mucho más duras: deberá dormir sobre hielo y soportar un clima en el que se han registrado temperaturas extremas de hasta 89 grados bajo cero y vientos de 351 kilómetros por hora.

El sábado y el domingo estuvo entre la nieve de Os Ancares. En septiembre ascendió los 3.000 metros del Carlit, en el Pirineo francés, en el primer entrenamiento oficial conjunto. El primer fin de semana de febrero volverá al Pirineo y será mas duro, pues dormirán en la nieve, tirarán de trineos como el que llevarán en el Polo Sur, con 60 kilos de peso, y comprobarán cómo responde en su caso la prótesis y otros problemas sobre un terreno parecido, aunque mucho más benigno. Porque luego tendrán que afrontar en solitario todas las dificultades, y únicamente en casos extremos los ayudarán el guía y el líder de la expedición, que los acompañarán pero irán detrás como supervisores de sus maniobras.
Patrocinio y temores

Conocerse es importante, porque si hay suerte en el patrocinio, y todo hace prever que así será, compartirán todos la hazaña; en el peor de los casos quedarán tres. La Casa Real Española, el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, la Fundación Deporte, Cultura e Integración Social, el Consejo Superior de Investigaciones Científicas, la ONCE y varias empresas han asumido ya aportación financiera. Necesitan 250.000 euros.
Iria tiene otro reto antes del viaje: presentar en la Universidad de Santiago la tesis doctoral sobre enfermedades mentales, en la especialidad de biología molecular. Después, sabe que no es fácil lo que tiene por delante y ella no oculta temores; por ejemplo, a perder por congelación algún miembro y, sobre todo, a no ser capaz de llegar al final por el dolor que le cause su amputación.
Esta iniciativa del Año Polar Internacional pretende demostrar que la discapacidad no tiene por qué obstaculizar la integración en ningún ámbito.